Nancy Tucker: Coleccionista de almas y vidas

Mar 19, 2012 No Comments by

Nancy Tucker: Coleccionista de almas y vidas

Nancy Tucker se considera a sí misma como una coleccionista de almas y de historias de vida que plasma en sus pinturas. Sus obras no sólo tienen un tema, sino que también cuentan una historia.

Con motivo de su próxima exhibición que será inaugurada este 22 de marzo en la nueva sala de exhibiciones del Consulado de Colombia en Londres, Nancy Tucker me abrió las puertas de su casa para llevar a cabo una interesante entrevista en la que hablamos sobre la artista, pero también sobre esa mujer altruista con un gran corazón y con una capacidad impresionante para maravillarse con las cosas simples de la vida.

Ventana Latina: Para comenzar esta entrevista, cuéntame sobre ti y cómo te iniciaste en la pintura

Nancy Tucker: Nací en Colombia, en Villavicencio al este de la capital, que es como la pampa para nosotros: totalmente plano. De pequeña nos movimos mucho por toda Colombia por cuestiones del trabajo de mi papá. Siempre me gustó el arte, pero en mi casa era como una obligación que todos teníamos que estudiar medicina. Por supuesto, la que se opuso a estudiar medicina fui yo, y la opción fue estudiar Derecho. Cuando me vine a vivir a Escocia, era tan gris, que para empezar a darle color a mi vida, empecé a pintar y a tomar cursos de medio tiempo. Armé mi portafolio y estudié Bellas Artes. Por el trabajo de mi esposo nos transfirieron y después de 17 años volvimos a Colombia donde vivimos 4 años. Allí me envolví con muchos cursos de murales y pintura. De allí nos movimos a Argentina donde fui a la universidad a estudiar Artes visuales. Estuve 3 años allí e hice mi primera exposición sola en Buenos Aires, en el museo Pueyrredón. La mayoría de las cosas que pinté en esa época para esta exposición fue naturaleza muerta. Después nos movimos a Turquía donde había como una invasión de color, de un color rojo que veía en las alfombras, en las ropas, en todo. Entonces empecé a pintar con mucho color y con el tema de la mujer que ya había hecho un poco después de un viaje a Bolivia. Era impresionante esa cantidad de colores en las frutas, en la gente, en lo que llevaban puesto, como combinaban colores que uno no combinaría, un naranja con un rosado,  y se veía hermoso. Allí empecé a pintar con un tema “las cargas de la mujer”, porque quería mostrar que a pesar de todas esas cargas, la mujer genera una harmonía. Encontré más sobre esto en Turquía. Ahí las cargas las hice más con un énfasis al velo.

Después nos movimos a África donde las cargas ahora eran más físicas. Mujeres con una vida muy dura, donde todas sus cargas las llevan con ellas, son muy visibles: ves que llevan el niño, el racimo de plátanos, otra cosa en la cabeza, pero increíble, son de una belleza al caminar. Y los colores, pareciera que por la mañana se dicen “hoy la vasija para los bananos será de este color porque me sale”. Allí hice otra exposición  también sobre las cargas de la mujer con la que la mujer angolana se sintió muy halagada al ver que una artista las estaba representando. Llegué a vivir a Angola 2 años después de que terminó la guerra civil que duró 26 años.

VL: ¿Había alguna mensaje en particular que deseabas transmitir con esas pinturas?

NT: Por todos mis viajes creo que soy una coleccionista de almas y de vidas. Me gusta oírles la historia a todas las personas. Entonces sí, creo que quería transmitir toda esa vida y al mismo tiempo toda esa harmonía que las mujeres generaban. Allí en África, trabajé en un orfanato haciendo un voluntariado y enseñándole a los niños a pintar. Era un orfanato muy pobre. No como el que las multinacionales pueden mostrar y decir, ayudamos a este orfanato. Al final teníamos 45 niños y 3 habitaciones. La felicidad de esos niños era la pintura ya que no podían mandar a todos los niños al colegio, entonces un año un grupo se tenía que sacrificar de no ir al colegio y al siguiente año este grupo podía ir. Porque no había con que mandarlos y no había materiales.

VL: Háblame de esa necesidad que tienes por enseñar también la pintura y no solamente de crearla.

NT: Porque creo en las caridades que yo pueda hacer y dar. Creo que si tengo este regalo en mi vida que es la pintura, yo quiero enseñarlo, dar un poco de felicidad porque sé que alguien me necesita en algún sitio del mundo. Cuando llegué a Londres, en un invierno, no tenía inspiración para pintar, quería hacerlo pero no podía y me dije en “algún sitio en Londres me tienen que necesitar”. Entonces fui al consulado de Colombia, me presenté, les dije que pintaba y pregunté quien en la comunidad quisiera pintar. Me dijeron “los miércoles viene un grupito de pensionados de Colombia a tomar café, mire que puede hacer con ellos” y empecé a llevarlos a las galerías de arte. Muchos de ellos llevaban 50 años acá y nunca habían visitado una galería. Los introduje poco a poco en el mundo del arte y de la cultura, y un día, yo sin decirles nada, porque mis ganas eran de enseñarles, viendo los impresionistas en la National Gallery ellos lo vieron muy fácil y me dijeron “usted, ¿nos puede enseñar a pintar?” y así iniciamos con las clases de pintura. Comenzamos con una vez al mes y ya son 4 veces al mes. Adoran la clase. Ellos me dan toda la energía que necesitaba, te dan una vida, un amor y además pintan muy bien.

VL: Has vivido y viajado en muchos países, ¿Cómo crees que tu pintura ha sido influenciada por cada uno de estos países?

NT: Probablemente en los colores porque estos cambiaban cada vez. Creo que hay un color para cada país. Para mi Turquía era rojo, Angola era naranja. Londres, ha sido un poco difícil, porque  a veces estoy mezclando mis colores al inicio del día para comenzar a pintar y cuando me doy cuenta tengo la paleta con 20 tonos de grises, y yo me digo, “pero si esto no es lo que quiero hacer”. Ha sido como forzosamente tratar de salirme de lo que me inspira: del gris.

VL: ¿Por qué le das tanta importancia al color?

NT: Al venir de un país tropical lo tengo en mí, la vegetación, esos verdes. Cuando voy a Colombia siempre que llego, yo creo que parezco una boba pero siempre estoy diciendo “¡Hay tantas clases de verde! y yo no sabía”. Pero es toda nuestra vegetación, las flores, los textiles,  me encantan. Cuando llego a un sitio siempre ando comprado textiles, no sé para que, pero colecciono telas.

VL: Cuéntame sobre la exhibición que tendrás en el consulado, ¿Hay algún tema en específico para esa exposición?

NT: exhibición es como un poco de todo lo que he estado haciendo desde que llegué. Es como una retrospectiva. Un poquito también como volviendo al color. Tengo mucho retrato que hice aquí. Aquí he vuelto a un estudio que es un open studio en el que siempre hay una modelo y comencé a pintar la figura humana, y bueno aquí con estos tonos de la piel, tonos más grises, más pasteles que de lo que estaba acostumbraba antes. Pero, todo esto ha sido un crecimiento, esto ha sido Londres para mí. Ha sido un sitio en el que siento que he crecido como artista, hay una nueva faceta, tal vez con una pincelada más libre.

VL: Si haces una retrospectiva con respecto a la pintura que hacías en tus inicios y la que haces ahora, ¿cómo podrías decir que ha sido tu evolución?

NT: Yo creo que ahora poco a poco, eso nos pasa a los artistas, entre mas viejos la pincelada va siendo un pincelada más suelta; los temas van siendo como más libres, como que tiene uno más libertad. Es como en todo. Yo creo que eso es lo rico de los años, que uno se vuelve mas tranquilo y relajado para todo.

VL: Después de esta exhibición, ¿Tienes otros proyectos? ¿Nuevas exhibiciones en mente?

NT: Siempre después de una exhibición sale otra, entonces vamos a ver qué pasa. Pero todavía nada concreto. Algunas galerías se han puesto en contacto conmigo, pero quiero tomar esta etapa primero. Ahora todas mis energías están centradas en este proyecto, el montaje de la exposición y creo que hasta el último día haré un último cuadro, porque aún tengo uno en el que estoy trabajando que es algo muy diferente, con colores muy fuertes y que también incluiré en la exhibición. Se trata de un paisaje que expresa el color de mi tierra, el calorcito que me da.

La  casa de Nancy Tucker es un reflejo de sus numerosos viajes por el mundo y también es una galería de su propio arte. Antes de realizar la entrevista, había tenido la oportunidad de ver sus pinturas a través de su sitio internet. Sin duda remarqué esos colores intensos que son una constante en el trabajo de Nancy, pero no estaba lista para sorprenderme al observar los cuadros directamente y poder apreciar esa vivacidad y brillo en los colores que visten sus pinturas. Al término de nuestra entrevista, Nancy me hizo una grata visita dentro de su casa con
comentarios de cada uno de los cuadros que tiene colgados allí. Era una verdadera explosión de colores lo que tenía delante de mí. (Los comentarios sobre sus cuadros estarán incluidos en nuestra edición de abril en la sección de Perfiles).

La exposición de Nancy Tucker en el Consulado de Colombia de Londres estará abierta para el público en general hasta el martes 3 de abril. Los horarios de apertura son de lunes a sábado de 12pm a 6pm y los domingos de 11am a 4pm.

Si desea conocer un poco más de ella visite su sitio internet http://nancytuckerart.com

 

Noticias

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.