Pinta y raya: arte callejero latino en Londres, por Rebecca Jarman

Apr 01, 2012 No Comments by

Comenzamos el tour a los alrededores de Brick Lane, caminando cegados entre las faces de los edificios de ladrillo rojo y el susurro del tráfico eterno. La inescapable trayectoria diaria que nos lleva desde un punto al otro transforma nuestra ciudad en un espacio encerrado y mundano, pero dentro del paisaje gris de repente nos encontramos con unas pequeñas posibilidades de algo más colorido. Al pie de los inmuebles en Spitafields y Shoreditch hay decenas de puertas minúsculas que aparecieron un día a finales del año pasado. De ahí pronto salieron un colectivo de figuras diminutas pero insolentes como un ejército ecléctico de duendecillos rebeldes. Sus protagonistas incluyen putitas núbiles de todo tamaño; señores con lentes de la era Victoriana; tipos mafiosos con elefantes y bastones; niños escapados del circo montando cebra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos personajes forman parte de la población que habita el lienzo urbano del artista diseñador mexicano Pablo Delgado. Con promesas de maravillas y misterio, las efímeras figuritas de papel son los olvidados de la ciudad trabajadores sexuales, vagabundos victorianos, y niños callejeros a quienes Delgado nos invita a conocer de primera mano. Para ver mejor a los que invaden nuestro espacio nos agachamos en la cuneta, a la vez invadimos lo suyo, convirtiéndonos en una Alicia gigante a punto de destruir la casita del conejo blanco con un sólo paso pesado.

Las piezas de Delgado nos hablan del territorio y la propiedad, temas cada vez más pertinentes en el mundo del arte callejero en Londres. Mientras que las Olimpiadas 2012 se acercan, los grupos creativos urbanos y vecinos del nuevo estadio se enfrentan con la amenaza real del desplazamiento, viéndose obligados por las autoridades de mudarse de su ambiente preferido de Hackney Wick. Pero su intervención en el entorno urbano a veces claustrofóbico también nos permite soñar en una huida de lo cotidiano. Las imágenes de puertas mundiales bajadas del internet y pegadas cuidadosamente por las calles inglesas se transforman en portales minúsculos que abren espacio de un lugar local de superficies concretas a dimensiones globales de imaginaciones sin límites. Los trámites de Delgado, desde México al Reino Unido, se pierden entre millones de viajes verdaderos e imaginados por el planeta.

De las pequeñeces nos volvemos a lo grandísimo en un retrato exageradamente brillante que adorna un callejón oscuro atrás de Old Street. En evidente contraste con las figuritas de Delgado, el descomunal stencil de un rostro anónimo ocupa toda una pared, sus colores y diseños floridos escapándose de las líneas blancas y negras del perfil y corriendo por ambos lados. Es una creación del artista Stinkfish, colombiano de nacimiento aunque ya no tiene residencia permanente, sus imágenes reconocidas aparecen en varios rincones del mundo: en las rocas playeras de Barcelona, en los inmuebles abandonados del centro de la Ciudad de Guatemala, y en los ranchos de la isla colombiana de San Andrés. Stinkfish quiere hacer “que las imágenes viajen” en todos los sentidos. Sombrados por las nubes grises típicas del clima inglés, las formas vibrantes y tonos brillantes de los retratos de Stinkfish nos ofrecen un pedazo de los trópicos alejados de una ciudad temperante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, los rostros stencilados también nos proponen una realidad más inquietante que la vida playera. Muchas veces, Stinkfish levanta sus sujetos de fotografías rotas y botadas que encuentra en la calle. Son imágenes perdidas de niños, o quizás imágenes de niños perdidos. Cuando quitamos los colores de base, quedan imágenes parecidas a las que salen en los carteles de los desaparecidos, mostrando sujetos que miran con lástima a un mundo que sigue igual a pesar de todo. Como las putitas de Delgado, éstos son los olvidados, los no queridos fragmentos de desechos urbanos que no nos dejan ignorar su presencia.

Ahora regresamos a las avenidas amplias Old Street donde nos damos con una pieza original de Milo Tchais, desapareciendo bajo palabras escritas con spray y grandes manchas de pintura negra. El mismo Tchais empezó su carrera en el arte callejero con el movimiento pichaçao nativo a su ciudad natal de Sao Paolo, aunque ya lleva más de diez años viviendo en Londres donde su estilo distintivo ha evolucionado en una serie de anuncios bravos y desenvueltos. Una de las piezas más impactantes de Tchais es un mural que cubre un lado entero del edificio Foundry. Terminado en el 2011, “Beyond the Cage” [“Más allá de la jaula”] dibuja una escena de naturaleza idílica en medio del paisaje urbano donde reside una población de lagartos, mariposas y aves gigantes, su terreno interceptado por largas vigas de metal integrales a la estructura del edificio. A primera vista, esta es una imagen de lo bestial encadenado o más bien la naturaleza representada por el arte fijado dentro de los límites de la percepción humana. Pero cuando nos detenemos a contemplar bien la escena, las vigas pesadas llevan con ellas otro prospecto más aterrador. ¿Quién realmente está dentro de la jaula, y quién está afuera? De repente, desde los fondos de la ciudad nace un sentimiento de engaño mientras observamos un horizonte que empieza y termina con la superficie de una pared.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí, entre la cautividad y el escapismo, nuestro tour del arte callejero latino termina. Por ahora. De noche a mañana, emergen más figuritas de esquinitas insólitas, otro rostro aparece por la contraventana de una tienda, otro está mutilado o destruido por rayas desconocidas de un pintor anónimo. El graffiti de Londres está en moción perpetua, siempre buscando lo nuevo, lo efímero, lo no descubierto, dentro de lo viejo, lo mundano, lo pisado, igual que sus creadores. Saltando de país a país, Delgado, Stinkfish, y Tchais forman parte de un movimiento global, transformando el paisaje urbano con aerosol y pinceles.


Especial Arte Urbano, La revista

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.