Entrevista a Hugo Arrevillaga, director de la obra Enrique IV presentada en el marco del festival Globe to Globe en el teatro Shakespeare’s Globe

Jul 01, 2012 Comments Off on Entrevista a Hugo Arrevillaga, director de la obra Enrique IV presentada en el marco del festival Globe to Globe en el teatro Shakespeare’s Globe by

Por Jimena Gorráez

¿Cómo llegas a este teatro The Globe con la obra Enrique IV a cargo de la Compañía Nacional de Teatro de México?

Yo recibí la invitación directamente del Mtro. Luis de Tavira, Director de la Compañía Nacional de Teatro (CNT). A mí me pareció formidable, desde el momento en el que él me propuso trabajar con la CNT. Es un privilegio y orgullo para un director mexicano poder colaborar con ellos, con un grupo tan talentoso de actores de planta, y además para un festival como éste. Nunca me imaginé que a mis 37 años iba a estar dirigiendo una obra aquí en el Globe, y menos Shakespeare que es algo increíble para mí.

¿Cómo manejaste tu toque personal en Enrique IV considerando que no hay escenografía?

Tengo una compañía que se llama Tapioca Inn (www.tapiocainn.com) con la cual he colaborado desde hace unos 10 o 12 años, en la que hay escenógrafos, diseñadores de vestuarios, etc. Juntos, hemos tratado de indagar escénicamente, es decir, en cuanto a concepto artístico, en la manera de darle al espectador posibilidades de imaginación y participación en la elaboración de lo que ocurre en escena.

Tengo la certeza de que el espectador, entre más involucrado se siente en la elaboración de las atmósferas y los lugares que el dramaturgo propone, se encuentra más conectado con la historia.

En ese sentido, lo que hemos desarrollado como compañía desde hace varios años es tratar de poner elementos sencillos como estos que ves aquí, que son de madera rústica. Si tú los ves así, podrías preguntarte ¿cómo van a hacer aquí la corte, el campo de batalla, la taberna? Pero es así, cuando somos niños podemos imaginar con un lápiz. Si yo te digo, este lápiz es el mundo, ¡es el mundo y no hay nada más! Lo crees y lo desarrollas. Ese sentido lúdico que tenemos todos y por el cual atravesamos todos durante la infancia es el corazón del teatro.

Entones, hemos tratado de desarrollar a raíz de estos elementos que parecen ser muy sencillos, pero que generan universos.

En cuanto al vestuario, ¿tomaron la opción de modernizarlo o dejarlo a nivel clásico?

Teníamos la libertad de hacer lo que nosotros quisiéramos. El Globo nos dio la invitación y nos dijo “aquí está Enrique IV, úsenlo a su manera”. Esto incluía poder hacer una adaptación muy libre del texto de Shakespeare. Sin embargo, yo tomé la decisión de apegarnos al original y que tuviera pocos cambios. Lo que sí nos pedían era que esta producción se apoyara más en el vestuario que en los elementos de utilería y escenografía y que hubiera música en vivo.

En ese sentido, el diseño del vestuario es del artista mexicano Mario Marín del Río, quien buscó mostrar la paleta de colores mexicana; la festividad mexicana y el sentido del humor mexicano que está muy presente en Enrique IV. Pareciera extraordinario, pero ¡en 1600 Shakespeare estaba escribiendo personajes que tienen un sentido del humor muy similar al del mexicano del siglo XXI! Es por esto que decidimos retomar todo este espíritu lúdico, festivo, colorido, propio de los mexicanos para hacer el diseño del vestuario.

Creo que es un trabajo interesante, tenemos un reparto formidable de 8 actores. De hecho, fue un poco complicado reducir el elenco a ser 7 actores y una actriz para contar esta historia que tiene más de 20 personajes.

¿Esta obra se va a presentar en México? o ¿Viene al Globe y se queda en el Globe?

No, esta obra tiene ya 16 funciones. Se presentó en el Zócalo de la Ciudad de México. La CNT logró hacer un dispositivo que recreó la estructura del Globo y la arquitectura del Globo a través de un andamiaje con la forma del teatro con capacidad de aproximadamente 400 personas. Esas 16 funciones estuvieron casi siempre llenas, de manera que pudimos probar la obra con los espectadores mexicanos. Tuvimos una respuesta increíble, imagínate pasar por el Zócalo y encontrarte un teatro, una corrala, la llamamos La corrala del mitote donde se ofrecía gratuitamente entrar a ver una obra de Shakespeare. Fue una experiencia extraordinaria, nos fortaleció y nos preparó para lo que vamos a hacer aquí y estamos muy contentos.

Especial Olimpiada Cultural, La revista

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.