Muralismo confronta la violencia en Ciudad Juárez, México.

Oct 01, 2012 Comments Off on Muralismo confronta la violencia en Ciudad Juárez, México. by

Por Julio Etchart

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciudad Juárez es una vasta urbe fronteriza separada de El Paso, Texas por el sinuoso Río Grande. En los últimos 20 años se ha transformado de un mediano centro comercial a una conurbación de más de 2 millones de almas. Su proximidad a los mercados del norte impulsó una enorme industria ‘maquiladora’ que manufactura repuestos mecánicos y componentes electrónicos para su gigante vecino. Su estratégica posición geográfica la ha convertido también en un punto de tráfico importante del comercio ilegal de drogas. lo cual ha incrementado terriblemente la violencia en la lucha entre los carteles de Sinaloa y Juárez por el dominio del muy lucrativo negocio de los narcóticos.

La violencia se ha ensañado especialmente con las mujeres, con un altísimo índice de feminicidios, donde mujeres y niñas menores son las víctimas principales. Varios estudios sobre el fenómeno indican que las razones pueden ser una combinación de machismo, hegemonía patriarcal e impunidad frente a la justicia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Sociedad de la Esquina comenzó como un centro comunitario para prestar ayuda a la creciente ola de migrantes de otras partes del país que llegaron a buscar trabajo en la zona industrial en los años 90. Los organizadores se dieron cuenta que tenían también que confrontar problemas de drogadicción, pandillerismo y desempleo, ya que el crecimiento de los barrios marginales que resultaron del fugaz y desigual boom económico fue totalmente inesperado.

Mauricio González, unos de los fundadores de la Sociedad, decidió poner en práctica su formación artística y comenzó a dar talleres de dibujo y pintura a jóvenes vulnerables que eran miembros de pandillas manipuladas por sicarios del los carteles de drogas. México tiene una venerable tradición de pintura muralista con trasfondo político, como el éxito mundial de Rivera y Siqueiros han demostrado. El proyecto de la Sociedad involucró a docenas de participantes que, luego de pasar por un curso básico de diseño y pintura, se lanzaron con entusiasmo a llenar las paredes de su adoptada ciudad con una explosión de colores con temas históricos y contemporáneos que reflejaban la realidad social de su entorno.

La terapia artística a gran escala parece haber dado resultados muy positivos, ya que creó tres colectivos nuevos de arte popular, puso presión en el gobierno municipal para fundar un centro de capacitación creativa para adolescentes sin empleo, pero, más que nada, dio una plataforma a los sin voz para denunciar la violencia y desigualdad con fuerza y dignidad.

© Fotografías de Julio Etchart

Especial reflexiones violencia, La revista

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.