Mentor Chico: Entre lo abstracto y lo figurativo

Jan 01, 2013 Comments Off on Mentor Chico: Entre lo abstracto y lo figurativo by

Por Tania Farías

La mente en blanco se acerca al lienzo. No hay ideas precisas, sólo un llamado que lo invita a crear. El encuentro con el lienzo es brutal y lleno de incertidumbre; un enfrentamiento con lo desconocido y un reto a vencer. Es así como  Mentor Chico describe su manera de pintar,  “Mi trabajo es de impulso” afirma el artista ecuatoriano residente en Londres desde hace más de 16 años, “empiezo con furia, lanzando pintura, de pronto textura. Lo más difícil es irle matando el blanco. Una vez que lo he dominado me siento más tranquilo”.

Su historia comienza en el pequeño pueblo de San Pedro de Guaranda, al centro del Ecuador, rodeado por los campos que sus padres trabajaban para vivir. Siendo el menor de 11 hermanos, Mentor sintió su inclinación por las artes desde muy pequeño. Sin embargo, no fue sino hasta después de una educación formal en la Facultad de Artes Finas en la Universidad Central de Ecuador, que se asumió como el artista que siempre había sido.  Mientras cursaba la carrera de arte  Mentor  ganó varios premios nacionales de pintura, y justo al término de sus estudios realizó su primera gran exhibición en solo. Una carrera prometedora se anunciaba. No obstante, en 1997, obligado por los problemas sociales y políticos que aquejaban al Ecuador, salió de su país en compañía de su esposa e hija para comenzar de nuevo, en un país desconocido y alejado de su tierra.

Aunque Mentor gusta de experimentar diferentes estilos artísticos entre los que destacan el abstracto o el nuevo expresionismo, es a través de la nueva figuración – movimiento artístico que surge en la segunda mitad del siglo XX y el cual es un regreso a la creación figurativa frente a la abstracta – que  el artista encuentra  la libertad  que necesita para crear. Este estilo le ofrece la facilidad de expresión que él busca, sin tener que cumplir con las exigencias que el realismo reclama como el tener que crear una perfecta proporción del cuerpo humano.

Sus pinturas son recurrentemente habitadas por toros, figuras simbólicas relacionadas profundamente con su infancia, “No es nada con intenciones taurinas” afirma Mentor  “de pronto es ese toro que se engendró en mí y ahora quiere salir. Me fascina pintarlos”. Tal es su fascinación por este animal que en ocasiones, de manera inconsciente, él mismo se ha representando como un toro en algunas de sus obras. Otra figura recurrente en sus pinturas, es su propia imagen. De hecho, al observar sus creaciones a los largo de los años es posible apreciar sus autorretratos en cada una de las etapas que el artista ha vivido.

Por necesidad y amor a su tierra, su más reciente colección de obras es un homenaje al sitio que lo vio nacer y crecer, a sus amplios campos verdes, a ese cielo azul ecuatorial intenso, a sus padres, a sus vecinos y a todo aquello que lo rodeaba a lo largo de su infancia. “De alguna manera estoy conectado al sitio donde nací. Aún tenemos la casa vieja y el terrenito…son como mi símbolo, mi bandera. Son mi hogar”. Como parte de esta colección, Mentor incursionó también en la literatura escribiendo un libro de poesía y narrativa inspirada en esa tierra que él tanto ama y que a pesar de la distancia sigue muy presente en su memoria y en su corazón. Este libro será publicado muy probablemente este año con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador.

Recientemente Mentor Chico realizó una exposición en el Bolívar hall y en la 13 Gallery en Londres.

Para conocer más de su obra y del artista los invitamos a visitar:

www.mentor-chico.com

 

 

 

 

La revista, Perfiles

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.