El Festival Biarritz Amérique Latine, ese puente transatlántico

Oct 01, 2013 Comments Off on El Festival Biarritz Amérique Latine, ese puente transatlántico by

Por Marilyne Buda

 Del 30 de septiembre al 6 de octubre tiene lugar en el suroeste de Francia la vigésima segunda edición del Festival Biarritz Amérique Latine, que con cine ante todo, pero también literatura, música, artes plásticas y gastronomía, ha llegado a ser con el paso del tiempo un evento clave en la región y en el desarrollo de los lazos culturales entre América Latina y el país galo.

Cada año, el último lunes de septiembre marca el principio de una semana con acentos latinoamericanos en Biarritz, ciudad del País Vasco francés que acoge desde hace más de treinta años el Festival Biarritz Amérique Latine. “La iniciativa original fue del alcalde”, explica Lucile de Calan, responsable de Programación y Selección. “La ola de dictaduras militares que golpeó a América Latina durante la década de los setenta llevó a muchos latinoamericanos a exiliarse a Francia, y más particularmente al País Vasco donde algunos todavía tenían familia. La ciudad decidió celebrar esta mezcla de culturas para ayudar a la integración de los inmigrantes. Hoy en día, el alcalde Didier Borotra apoya esta manifestación y busca que se desarrolle todavía más”, añade.

El Festival le da voz al cine latino, revelando su diversidad, entre violencia, poesía y humor. En esta edición 2013, no menos de once países compiten: diez películas fueron seleccionadas para la Competición Largometrajes, diez para la Competición Cortometrajes y catorce para la Competición Documentales. La selección está a cargo de Lucile de Calan y Raphaële Monnoyer (basada en Buenos Aires), salvo para los documentales que se benefician de un comité de selección a parte. “El proceso lleva meses y resulta ser un auténtico rompecabezas ante la producción cinematográfica de la región, excelente tanto en calidad como en cantidad”, cuenta Lucile. “A veces, necesitamos una mirada exterior, y tenemos la suerte de contar con dos consejeros que nos ayudan cuando tenemos dudas sobre una película. Luego, mostramos nuestra selección al delegado general del Festival, Marc Bonduel, para que la valide”. Los tres jurados, conformados por menos de diez personas, tienen una identidad propia y son parte de esta diversidad cultural ya que reúnen artistas de distintas disciplinas (cineastas, actores, fotógrafos, periodistas, distribuidores, etc.)  y nacionalidades. En el jurado para Largometrajes conviven este año la actriz francesa Emmanuelle Béart y Alfredo Castro, referente del cine chileno.

Con la voluntad de ser una puerta de entrada del cine latinoamericano a Europa, el Festival ha desarrollado cooperaciones que le permitirán mejorar la difusión de sus películas en el continente y fuera de sus límites. “Trabajamos con Europa Distribution, para incitar a sus miembros –más de 130 distribuidores independientes– a que proyecten nuestros filmes. También somos socios ahora del Festival Internacional del Cine de Dubái, ya que el emirato se interesa mucho por este cine. ¡Y eso llevará a que una decena de películas estén proyectadas allá!”, detalla Lucile de Calan.

Como resultado de estos esfuerzos, las películas descubiertas por el Festival están cada vez más presentes en las pantallas europeas, y algunas recibieron un reconocimiento internacional, como No de Pablo Larraín o   Las Acacias de Pablo Giorgelli.

Además de la Competición Oficial, el Festival propone rendir un homenaje a un país de la región: tras Colombia el año pasado, Chile es el invitado de honor de esta edición. País en plena campaña electoral para las presidenciales de noviembre de 2013, y que acaba de cumplir cuarenta años del golpe de Estado que instaló la dictadura del general Augusto Pinochet, Chile cuenta con una producción abundante y diversa. El Festival busca dar una visión amplia y actual de la cultura de Chile a través de una selección de diez películas, un homenaje al escritor Roberto Bolaño, un enfoque sobre el graffiti y el street art chileno, y varias conferencias organizadas por el Instituto de Altos Estudios de América Latina.

Más allá del cine, el evento quiere diversificarse en su búsqueda de nuevos talentos y ofrece un programa muy ecléctico. Artes escénicas y plásticas, literatura, música: cuenta con numerosos artistas invitados, entre los que destaca el español Paco Ibáñez que este 1ro de octubre canta a los poetas latinoamericanos en la ciudad vasca. Pero Biarritz también es el ‘Village’, un gran espacio dedicado a los encuentros entre visitantes, artistas y universitarios, y donde el público puede asistir a conciertos, cursos de danza, comprar artesanías y comer en restaurantes latinos.

“La idea es que sea una manifestación amena, donde no sólo los habitantes de Biarritz puedan sentirse en casa. Aun si el público viene en su mayoría del área urbana Biarritz-Anglet-Bayona (BAB, la más importante de la región de Aquitania), también hay gente que llega de todas partes de Francia, e incluso de otros países”, explica Lucile de Calan. “Otro punto muy importante para nosotros es perpetuar y desarrollar continuamente los intercambios con el público joven, cooperando con las escuelas y universidades. Queremos permitirles acceder a otras culturas y reflexionar con nuevas herramientas sobre el mundo que nos rodea”.

El Festival Biarritz Amérique Latine, que tendrá lugar hasta el próximo 6 de octubre, acerca a gente de horizontes siempre más diversos a este continente en plena efervescencia cultural, lejano geográficamente pero históricamente muy cercano. Un dulce paréntesis en la vida cotidiana y la llegada del invierno, para disfrutar, durante una semana, de la famosa calidez latinoamericana.

 

Cine, La revista

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.