Diez preguntas con el fotógrafo Jorge Alberto Pérez

May 01, 2014 Comments Off on Diez preguntas con el fotógrafo Jorge Alberto Pérez by

Por Verónica Sanchis

En el mes de mayo tenemos la grata oportunidad de entrevistar al talentoso artista, curador y escritor cubano Jorge Alberto Pérez, quien actualmente  reside en Nueva York donde desempeña su creativa carrera.

Jorge Alberto Pérez  es un graduado del programa de Maestría en Artes Fotográficas de Bard College / International Center of Photography en la ciudad de Nueva York, donde le fue otorgada la beca Director’s Scholarship Fellow. Durante el 2013 Pérez completó una residencia de crítica de arte en el Camera Club of New York (CCNY). En el otoño de 2014 será curador-en-residencia, también en CCNY. Jorge Alberto, trabaja en una variedad de medios, incluyendo la fotografía, collage, instalación y escritura. En sus obras el artista cuestiona la veracidad de la imagen dentro de la economía del deseo en la cultura visual, y el valor alegórico de imágenes fragmentadas. Su mano de obra intensiva de cortar y archivar fragmentos de imágenes que a veces se despliegan más de una vez en imágenes o en instalaciones es una exploración que continúa en el espíritu de los  “Denkbilder” de Walter Benjamin, expresando una economía libidinal de deseos fragmentados. En estas nuevas formas Pérez crea imágenes alegóricas de propósito desconocido. Estas alegorías, con personajes centrales misteriosos y narrativas cuestionables.

Ventana Latina: 1. ¿Qué te inspiro a ser fotógrafo?

Jorge Alberto Pérez: Al fondo de todo fue la muerte de mi padre, esa sensación llena y vacía a la vez de pérdida que me empujó hacia la máquina que detiene el tiempo. Posiblemente era mi intento de vivir un poco retirado del presente y la cámara me sirvió en ese deseo, poniendo un objeto entre yo y el resto del mundo, dejándome ver todo con más paciencia, disfrutando detalles tanto lindos como feos, los rastros de nuestra existencia. Sin embargo, más que nada para mí el acto de la creación fue la única manera de sublimar el dolor y la confusión que viene en el primer contacto con la mortalidad. Desde ese entonces no dejo de capturar y crear con el uso de la cámara. Durante mis estudios de maestría en fotografía en Nueva York, finalmente acepté que soy flâneur, observador y poeta. La cámara me ayuda a unir estos tres rasgos de mi instinto sin perder la intención artística. Al contrario, la creación de una imagen, la preservación de un momento decisivo es otra capa de significado. Lo irónico es que fue cuando parecía que mi mundo se fragmentó que empecé a tomar fotos, y ahora son los fragmentos mismos que dominan mi práctica artística.

VL: 2. ¿Crees que exista tal cosa como un estilo Latinoamericano en la fotografía?

JAP: La verdad es que mi respuesta es sí y no. Tal vez si se puede reconocer en el arte de una u otra parte del mundo un punto de vista particular, una manera especial de interpretar la vida. Yo como Cubano, por ser isleño, quizás dejo “huellas” culturales en mi arte. Cuando tuve una exposición en Palestina me sorprendió que un arquitecto italiano que fue a ver lo que eran imágenes documentales bastante sencillas, me dijo que el veía una sensibilidad Caribeña en mis obras. Me sorprendió, y confieso que me gustó la idea aunque no sabía cómo sería posible.

VL: 3.  Explícanos un poco por favor, ¿cómo funciona tu  técnica fotográfica?

JAP: Mi técnica no es muy complicada. Mas que nada preparo los fragmentos (cut-outs) y cuando tengo el mise-en-scène tal como me gusta, es decir, que elabora la idea fundamental que estoy explorando en este estilo alegórico mío, agarro la cámara y tomo fotos. En este sentido sigo usando la cámara para documentar un evento. Cada formula de fragmentos es una actuación temporaria – porque después de la foto todos los fragmentos regresan al archivo de miles y miles de recortes. Naturalmente también uso luz, directa o indirecta para crear reflejos o mostrar la transparencia del papel. No uso pegamento. No uso Photoshop. Es un ‘collage’ sin pegamento, mas cerca a fotomontaje quizás porque el resultado final es liso. También, prefiero imprimir las imágenes grandes porque crea una tensión interesante cuando algo tan efímero como un recorte frágil y pequeño ha sido monumentalizado.  Mi practica artística siempre es una meditación, un juego en el cual me pierdo, una exploración de ensayos y errores.

VL: 4. ¿Cuál ha sido el tema que más has desarrollado en tus trabajos fotográficos?
JAP: Mas que nada me interesa “el fragmento” especialmente tomando en cuenta la idea del “denkbild” desarrollado por Walter Benjamin. Para Benjamin era el fragmento literario, pero para mi es la idea de fragmentos visuales liberados de la economía de imágenes. Permitiéndoles asimismo, mezclarse con significado vago (la cuestión de que es la verdad) en un estilo alegórico, es lo que me fascina. Digo estilo alegórico porque cada fragmento que se incorpora en parte de una nueva narrativa en sí representa o simboliza las ideas y conceptos de nuestra sociedad de consumo. Mensajes alegóricos ya están cosidos en las imágenes que recorto, y en la mezcla de los fragmentos. Si tengo éxito, extraigo un significado que anteriormente estaba ocultado, es decir, extiendo una metáfora ya extendida y en el proceso lo desequilibrio. Le corresponde al lector de la imagen ser el decodificador (esto ocurre automáticamente por lo general). Sin embargo, cuando una imagen es incoherente en cierta medida (por el diseño), ¿cómo se las arregla el intérprete? ¿Cómo saben los lectores cambiar de métodos alegóricos de la comprensión, a otra cosa? ¿Y qué es esa otra cosa? Obviamente, no puedo hablar de “el fragmento” visual sin tomar en cuenta el concepto de apropiación siendo que es inextricable de mi practica artística. Por supuesto, es imposible no ser “ladrón” trabajando en un estilo de “collage.” Es interesante cuestionar qué porcentaje de una foto sigue siendo propiedad del artista cuando está imprimido en una revista y dando vueltas por el mundo. ¿Hasta que nivel se puede pelar un imagen antes que se considere libre de su esclavitud? De todos modos, en mi opinión estamos en los “últimos días” de “printed matter” – pronto todo sera virtual. Es interesante también notar que tipos de imágenes son los que llegan a ser imprimidos hoy cuando cada día es menos práctico y mas costoso. ¿Cuales mensajes son los mas importantes a codificar? Como con los denkbilder de Benjamin, mi práctica implica la acumulación de pensamientos (en forma de recortes) y la construcción (o reconstrucción) de opiniones acerca de la vida – tanto en un sentido cotidiano como filosófico.También tengo que dejar saber que fui y sigo siendo inspirado por Robert Heinecken, Richard Prince, Carrie Mae Weems, Hannah Höch, John Heartfield, Kurt Schwitters, Jess Collins, Alejandro Jodorowsky, Ed Ruscha, Ann Hamilton y Wangechi Mutu.

VL: 5. ¿Hay algún proyecto en específico que te gustaría desarrollar en Latinoamérica?
JAP: Sí, pero no puedo revelarlo en este momento ya que todavía estoy en la fase de investigación. Puedo decir que se trata de un proyecto documental sobre la vida cotidiana en varios lugares y la idea de que constituye una unidad familiar. Como siempre estoy interesado en cómo se mezclan las cosas, cómo cambian las definiciones, como tenemos la capacidad de modificar nuestras percepciones a nuestras necesidades y deseos.
VL: 6. ¿Cómo se desarrollan tus proyectos fotográficos de la idea a la práctica?
JAP: Yo juego, experimento, pero siempre hago mucha investigación. Trato de entrar en un tema de muchas direcciones diferentes antes de decidir lo que creo que son los denominadores comunes que voy a representar fotográficamente.
VL: 7. ¿Alguna vez has pensado en utilizar diferentes medios artísticos con la fotografía, tales como multimedia por ejemplo?
JAP: Sí, yo también creo objetos, esculturas y hago instalaciones teniendo que ver que los temas de como funciona una imagen en varias condiciones de presentación. Es como crear un mise-en-scène mas grande, una situación donde uno tiene que hacer preguntas y que con un poco de observación se pueda descubrir algo inesperado
VL: 8. ¿Has considerado en desarrollar un proyecto en Cuba ya que es tu país natal?
JAP: Nunca regrese a Cuba como adulto y tengo un gran deseo de ir ahora más que nunca. Recientemente, debido a la enfermedad de una hermana muchos secretos de familia se han escapado, y son fascinantes para mí en el sentido de que hay varias “verdades” en cada familia, de que vivimos múltiples vidas, la noción de errores, transformaciones, etc. Quiero ir a Cuba y documentar algunas de estas historias – tanto la versión real y la versión que se supone ser real.
VL: 9. ¿Te encuentras trabajando en un proyecto nuevo actualmente?
JAP: Sí, sigo ampliando mi práctica artística en instalaciones y en esculturas sobre todo teniendo que ver con el detritus visual. En el Centro Internacional de Fotografía (ICP) en Nueva York se me pidió hacer una instalación especial (por primera vez desde que hice unos trabajos similar en mi exposición individual de Maestría). La verdad que fue fenomenal trabajar en tres dimensions elaborando mis ideas sobre como vemos, que vemos, como interpretamos ideas interrumpidas…
VL: 10. ¿Qué representa una buena foto para Jorge Alberto Pérez?
JAP: Me encanta ser sorprendido, sobre todo cuando creo que entiendo lo que veo, pero en realidad es algo totalmente diferente. Es difícil hacerlo en fotografía, sin embargo no imposible. Un buen ejemplo es Vik Muniz que simplemente toma fotos de acumulaciones de “objetos” pero la imagen que domina es otra cosa. En otro sentido, una foto en cual algo se revela, algo mas sútil, que también se descubre con la observación de paciencia me da mucho placer. 

Para ver más del trabajo de Jorge Alberto Pérez presione aqui.


Fotografía Latina

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.