Lucía Ohyama, una embajadora del Tango Argentino

Jul 01, 2014 Comments Off on Lucía Ohyama, una embajadora del Tango Argentino by

Por Marisel Mendoza

Lucía Ohyama

Fotografía de Walter Oscar La Colla

Recientemente, el Royal Albert Hall de Londres, recibió a uno de los artistas más importantes de la música hispanoparlante como es Julio Iglesias, quien visitó la capital inglesa como parte del itinerario que contempla su tour 2014.  Y junto a él,  talentosos músicos y una extraordinaria pareja de tango compuesta por los argentinos Lucía Ohyama y Hernán Gelosi.

Ventana Latina tuvo la oportunidad de conversar en su paso por Londres con Lucía Ohyama, bailarina profesional de tango y folklore, quien gracias a su gran talento, sus estudios de danza y perseverancia, la han convertido en una verdadera embajadora del tango argentino, y quien por primera vez se encuentra compartiendo escenario con el ídolo hispano.

Lucía comenzó a bailar desde muy pequeña danzas nativas argentinas, además de estudiar danza clásica, y con tan solo 13 años tuvo su primer acercamiento al tango. A los 15, ya formaba parte de una compañía argentina con la que realizó una gira por Italia de 40 días, que tuvo como objetivo llevar la música y la danza a los pueblos menos turísticos. Aquella que fuese su primera gira internacional la recuerda con mucho cariño, sobre todo a su director Cacho Pardo, quien la motivó a seguir creciendo, y a quien define como su gran maestro.

Lucía es oriunda de Santa Cruz, Argentina. A los 18 años, y luego de terminar la enseñanza secundaria y la carrera de Danzas Nativas y Folklore, partió a Buenos Aires con el objetivo de perfeccionarse y buscar nuevas oportunidades en el mundo de la danza. Al poco tiempo, ya formaba parte de la compañía de Mora Godoy, destacada bailarina de tango argentina, y lograba destacarse en una de las competencias más importantes de tango. De esa hermosa experiencia, Lucila recuerda que “con Leo (su ex pareja de tango), durante mi primer año de residencia en Buenos Aires, participamos en el Campeonato Mundial de Baile de Tango, que se realiza en Argentina anualmente, y salimos cuartos de entre alrededor de 300 parejas. Eramos pequeños, y la verdad que eso fue un incentivo súper fuerte, porque a veces uno no tiene la oportunidad de demostrar su trabajo. Luego de participar en la compañía de Mora y obtener el 4° lugar en el campeonato de tango, comenzamos a viajar”.

Su trayectoria laboral de la mano de la danza incluye giras por Grecia, Colombia, China, etc., y desde hace 7 años es una de las bailarinas del prestigioso centro de espectáculos Madero Tango, ubicado en el exclusivo barrio Puerto Madero en Buenos Aires.  Trabajo que compatibiliza con actuaciones en diferentes espectáculos, como el recientemente estrenado junto al destacado bailarín y maestro de tango Juan Corvalán.

Lucía Ohyama

Ventana Latina: ¿Qué representa el Tango para ti?

Lucía Ohyama: El tango para la gente que lo baila, es una forma de vida; levantarte pensando en un tango, no sé si es tal cuál cómo la gente lo imagina. Vos allá (Argentina) vas a la milonga, te relacionás con gente. En el tango encontrás amigos, compañeros, un espacio en el cual relacionarte, es un poco encontrar esa diversidad de las personas, de distintas sociedades, países, que se reúnen en un mismo lugar por un mismo motivo, que es bailar. Es tan difícil de explicarlo, porque para nosotros es una forma de vida. Para mí es despertarme e ir a enseñar, tomar una clase, irme a hacer mi función, luego voy a cenar y me encuentro con mis amigas que todas tenemos entre 24 y 30 años, y nos vamos a la milonga, que es irnos a un espacio donde se escucha tango y donde hay pistas para bailar, y nos reunimos todos porque somos aficionados del tango. Una vez que empezás a bailar tango, tu vida cambia por completo, es también una actividad física. Es impresionante como escuchás una música, abrazás a alguien y el mundo cambia completamente, es así de sencillo.

VL: ¿Dónde nace el Tango como espectáculo?

LO: Empieza todo con María Nieves y Juan Carlos Copes (figuras míticas del tango danzado). Existía un lugar llamado Caño 14, si bien recuerdo, que era un pequeño bar, ahí se comenzó a exhibir lo que se hacía en las pistas de baile. A partir de ahí, se empezó a perfeccionar lo que es el baile de salón, a llevar el tango al espectáculo, a incluir trucos, esas levantadas airosas que se fueron fusionando, por ejemplo, con la danza clásica y contemporánea.

VL: Y ha existido también una evolución del género…

LO: Hay una parte del tango que se llama Tango Nuevo, relacionado con esto de buscar cuál es el motor del movimiento, hoy grandes bailarines lo bailan, y hay un gran trabajo de  investigación al respecto.

VL: ¿Crees que el tango sigue teniendo más adeptos, que es atractivo para las nuevas generaciones?

LO: En Argentina cada vez hay más escuelas, milongas, profesores y bailarines, y en otros países del mundo inclusive. Además,  hay muchos bailarines que viven en tours, haciendo workshops, por ejemplo, con lo que el tango ha logrado expandirse.

VL: ¿Cuéntanos sobre el tour con Julio Iglesias?

LO: Este tour empezó el 7 de marzo en Amsterdam, tenemos una gira europea, y luego otra latinoamericana. Después de Amsterdam vinimos a Londres, al Royal Albert  Hall, que es un lugar de sueños. Luego fuimos a Dubín y volvimos a Londres, ahora vamos a México, y tenemos también una función en Punta Cana, y otra en Estados Unidos, es un tour de casi 40 días. Se vuelve a Buenos Aires y luego tenemos 4 funciones en Canadá, y luego en julio se vuelve a Londres. Este tour está  programado hasta diciembre.

VL: ¿En qué consiste tu participación?

LO: Julio hizo un disco que se llama Tango, habla de América Latina y la pasión del tango, y en su espectáculo canta A media luz y La Comparsita. Hernán Gelosi y yo conformamos la pareja de tango que baila ambos temas. Seguido a eso, bailamos Crazy, que es un tema muy romántico. Yo estoy reemplazando a Soledad (Fernández), quien baila junto a Hernán hace 5 años en el tour de Julio Iglesias.

VL: ¿Cómo ha sido la experiencia?

LO: Estoy muy contenta y agradecida de Sole y Hernán que confiaron en mí para esto, porque son shows importantísimos. Estoy trabajando con gente muy profesional. Además, Julio es un apasionado de su trabajo, te lleva a que hagas todo desde el corazón. Eso es muy valorable en un artista como él. Amsterdam fue mi primer show, y había muchos latinos presentes, “que soy de México, de Colombia”, se escuchaba. Estaban también los holandeses cantando las canciones de Julio y el momento del show se transformó en una fiesta. Por otro lado, en Amsterdam, al terminar el show nos llevaron a una milonga. Eso es bellísimo, ¡en una cultura distinta a la nuestra están haciendo lo mismo!, juntarse a bailar tango.

VL: ¿Es tu primera experiencia de trabajo con un cantante de renombre internacional como Julio Iglesias?

LO: He trabajado también con destacados artistas argentinos, entre ellos Raúl Lavié, uno de los mejores cantantes que hay en Argentina y a quien admiro, además, como persona. Tuve la oportunidad de trabajar con él por tres años, es una de las grandes voces de Argentina, es un genio. Cacho Castaña es otro de los grandes artistas argentinos con quien estuve haciendo un tour por Argentina y fue una muy linda experiencia también. Estoy muy feliz que esta profesión me acerque a gente con tanto talento. De personas con tanta experiencia se aprende muchísimo. Feliz de seguir creciendo y encontrar espectáculos nuevos del cual formar parte. No es tan fácil entrar en un show hoy en día; hay mucha más competencia, excelentes bailarines. Uno tiene que perfeccionarse cada vez más estudiando tango y explorando otros tipos de danzas para enriquecer el baile.

 

Especial Artes Escénicas, La revista

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.