Generación del ayer en el Elixir Festival en Sadler’s Wells, Londres 2014

Sep 24, 2014 Comments Off on Generación del ayer en el Elixir Festival en Sadler’s Wells, Londres 2014 by

Por Selma Ortiz

 

Con el nombre de Elixir para un Festival de fin de semana en septiembre, el Sadler’s Wells, centro y escenario reconocido internacionalmente como uno de los más importantes de la danza, realizó funciones en celebración de la creatividad en los años de la vida que han venido identificándose como “la tercera edad”.

Jane Hackett, programadora artística y productora de este Festival me reveló no hace mucho tiempo que la danza hay que ir a verla, buscarla, porque es la forma más transitoria de las artes. No queda tan bien registrada como la letra en la página, ni como una escultura o un cuadro. Pero además me explicó cuán importante es convocar a los bailarines de edad porque ellos siempre tendrán un pulso, un latido que comunicar al público que los mira sobre un escenario, ya que sus cuerpos guardan una memoria física que, unida a la sabiduría, al humor y la claridad con que se observa la vida en la edad avanzada, pueden mostrar un aspecto más genuino del placer de danzar. En otras palabras, han superado la etapa juvenil de la gran pirueta o el salto en busca de la perfección; ahora tienen, en cambio, un caudal de experiencia, de reflexión y esa entrega artística nos ilumina.

La Compañía de los Mayores, británica, ha cumplido 28 años de trabajo con el Sadler’s Wells y se presentó en el Festival Elixir en un programa compartido con invitados internacionales. En un juego fonético del inglés, este programa se tituló KnowBody, para llamar la atención sobre el cuerpo humano que ha vivido ya sus décadas. De Chile vino invitada la compañía Generación del Ayer, creada en 1996 como un innovador colectivo cultural cuyo objetivo ha sido crear coreografías originales de sus integrantes para ser mostradas por ellos mismos.  En Londres vimos una versión de “Lo que me dio el agua”, un homenaje a la vida y obra de la artista mexicana Frida Kahlo . 

Las bailarinas Carmen Aros y Sonia Uribe – esta última autora de la coreografía –se inspiraron en el cuadro Las Dos Fridas, un doble autorretrato de la pintora que vivió largo tiempo postrada después del horrible accidente que sufriera cuando un tranvía embistió contra el frágil autobús en que ella viajaba. La columna rota y las costillas y la pelvis también, fracturas en su pierna debilitada por la polio, un hombro dislocado, un pie destrozado…Eso ocurrió en 1925 y todo: el dolor, el cuerpo, ciudad de México, el país, más la figura agigantada de su amor Diego Rivera llegarían a ser los protagonistas de su obra singular. En 1950 Frida Kahlo escribió en su diario un recuerdo del origen de Las Dos Fridas. Dice que cuando tenía unos 6 años vivió intensamente la amistad imaginaria con una niña de más o menos su misma edad. Echó vaho en uno de los cristales de su cuarto, dibujó una puerta y por esa puerta salió con gran alegría a encontrar a la niña, que era ágil y bailaba como si no tuviera peso ninguno.

Carmen Aros y Sonia Uribe danzan esta dualidad multiplicada de Frida Kahlo simbolizada por una cuerda roja que las une y a veces separa, remitiendo siempre a los corazones expuestos de las dos Fridas del doble autorretrato. Una vestida de blanco con bordes de valenciana alrededor del cuello y la otra de vestido granate más cercano al México profundo. Bailan descalzas, diferentes como una sola, sinceras cual adultas mayores, evolucionando con la música – danzón del compositor mexicano Arturo Márquez.  En fin, terminada la función, conversar con la gente de Generación del Ayer es abrir los ojos y oídos a personas que se formaron en el Ballet Nacional chileno dirigido por Ernest Uthof y Patricio Bunster, en talleres de danza dirigidos por Joan Turner (Sonia Uribe), en el Ballet Nacional del Perú dirigido por Vera Stastny (Carmen Aros) y en compañías de danza contemporánea y vibrantes laboratorios de danza de Argentina y México (Mabel Diana). Todas ellas regresaron a prolongarse artísticamente en montajes que no las harían ajenas al mundo de la danza. También en la compañía hay un bailarín chileno que es el más joven del grupo aunque…estudió la carrera de danza a una edad considerada “avanzada” antes de licenciarse en Danza, con mención en interpretación y coreografía por la Universidad Academia de Humanismo Cristiano de Santiago. No se arrepiente de seguir aprendiendo con Sonia Uribe, Carmen Aros, Mabel Diana y compartir sus éxitos.

Vendrán más, despejarán tabúes y sintonizarán con una nueva demografía, en un marco que incita a sus espectadores a continuar activos.

 

 

La revista, Noticias, Voces latinas

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.