Galicia: Terra de Meigas

Oct 01, 2014 Comments Off on Galicia: Terra de Meigas by

Por María Oliveira

MeigasDescubrir Galicia no solo consiste en hacer un recorrido por sus idílicas costas o sus frondosos bosques, implica adentrarse dentro de una arraigada tradición de brujas e inquietantes leyendas que confieren la personalidad de los gallegos. Son muchas las leyendas que abarcan el territorio gallego, pero son las costumbres y creencias que sus habitantes practican, las que han llevado a Galicia a ser conocida como Terra de Meigas (Tierra de Brujas).

 

No hay una característica típica que identifique a una meiga. Son mujeres de a píe que viven en las aldeas gallegas, muchas de ellas de avanzada edad. Poseen cualidades divinas que abarcan desde erradicar males de ojo y quitar envidias, hasta adivinar el futuro e incluso curar enfermedades. Es por ello que los gallegos, famosos por su carácter reservado, se limitarán a afirmar que Habelas hainas (haberlas las hay), a pesar de que digan que no creen mucho en ellas.

Si las meigas se mueven entre los vivos, la Santa Compaña lo hace entre los muertos. Esta procesión de ánimas vaga durante la noche por los numerosos bosques, pueblos o parroquias.  Ávidos por los cuerpos sin vida, merodean las casas donde pronto habrá una defunción. Envueltos en una túnica negra, portan una vela mientras emiten cánticos fúnebres y rezos. Al frente del grupo se sitúa una persona viva que carga una cruz. Se dice que esta persona dejará de liderar el grupo cuando se muera o cuando otro ser vivo se cruce con la Santa Compaña. En cuyo caso, el nuevo portador solo se podrá librar de tal obligación si rápidamente dibuja un círculo en el suelo alrededor de sí mismo.

De esta forma, van de muertos los que no fueron de vivos. Con esta expresión se le conoce a San Andrés de Teixido. Una pequeña comarca en la costa norte cuyo santuario es visita obligada, bien de muerto o de vivo. San Andrés, molesto de que los peregrinos prefirieran visitar al apóstol Santiago en Santiago de Compostela, le pidió ayuda al Señor un día que lo visitó junto con San Pedro. El Señor le dijo que no se preocupase, porque aquel que no lo hubiera visitado de vivo, lo haría de muerto a tal fascinante paraje.

 

Y no muy lejos del citado santuario, nace en los acantilados una hermosa flor con poderes amorosos. La hierba de enamorar se llama, Herba Namoreira. Cuenta la leyenda que todo amante solitario ansioso por recibir el amor no correspondido, debe coger una de sus flores durante la noche de San Juan. Con la mayor discreción posible, depositará la flor en uno de los bolsillos de la persona amada y solo así, surtirá el amor.

La noche de San Juan es la noche de las meigas, las cuales dan la bienvenida al verano cometiendo todo tipo de fechorías. Para protegerse de sus hechizos, se organizan varias hogueras cuyo fuego se convierte en elemento purificador.  Reza la leyenda que el que desee limpiar y proteger su alma debe saltar la hoguera tres veces una vez pasada la media noche.

Si muchas son las leyendas que atesoran los vestigios místicos de la tradición gallega, también son muchos los remedios a cuantos males uno puede padecer. Un remedio muy recurrente es la Queimada y su conjuro. Para preparar esta bebida curativa se emplea un recipiente de barro en el que se mezcla aguardiente, azúcar y una corteza de limón o de naranja. Mientras se quema el alcohol se recita el conjuro que ayudará a ahuyentar a los espíritus y hechizos maléficos.

 

 

Especial mitos, rituales y magia, Especiales, La revista

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.