Dwellings: un acercamiento fotográfico a las moradas como espacio político e identitario

Mar 17, 2015 Comments Off on Dwellings: un acercamiento fotográfico a las moradas como espacio político e identitario by

Foto: Álvaro Sánchez

Por Danila Bragagnini, @danibragagnini

La Universidad de Birkbeck expone hasta el 20 de marzo “Dwellings”, una colección de fotografía social del artista Carlos Reyes Manzo. En un tránsito de cincuenta años, el fotógrafo y poeta chileno creó una antología que revela un legado de documentación de los derechos humanos a lo largo del globo. Son fotos que atienden a protagonistas en incontables situaciones de vulnerabilidad, cuyas historias forjan un lazo de entendimiento sobre una poderosa realidad: la injusticia social es visible, y constante. Su trabajo acarrea un genuino mensaje de protesta, y a través de un proceso personal de curación, cincuenta fotografías se exhiben hoy en The Peltz Gallery, en el marco de la crisis habitacional que sufre hoy la capital del Reino Unido.

Su historia

Militante político y dirigente nacional, Reyes Manzo trabajó como fotoperiodista en la Revista Vea y en Chile Films antes de ser víctima en 1973 de la violencia de Estado de la dictadura militar de Pinochet en Chile. Estuvo preso por dos años y se exilió en Panamá, donde trabajó para Associated Press y EFE. En 1979 fue secuestrado por la Policía Secreta chilena, y fue mandado de vuelta a Chile a través de Londres. Reyes Manzo escapó del avión en el aeropuerto de Heathrow, y ha vivido en Londres desde entonces.

Hoy, a pesar de la democracia de Michelle Bachelet y de los avances en materia de derechos humanos en Latinoamérica, el fotógrafo no puede todavía regresar a su país. El problema, confiesa, son los militares y su continuo manejo del poder en Chile. “Todavía controlan todo el aparato de seguridad. Hay exiliados que incluso han perdido la nacionalidad chilena”, comenta Reyes Manzo, y reconoce que uno de los mayores daños que sufrió fue la pérdida de todo su material: “Quince años de trabajo fueron desaparecidos en manos de los militares cuando me detuvieron. Fotos, negativos, poemas. Recuerdo cómo quemaron todos mis libros en el living de mi casa, con aceite de cocina y todo. Nunca he tenido la oportunidad de investigar si quedó algo”.

Los “dwellings” y moradas como un sentido amplio de identidad

La exposición en la Escuela de Artes de Birkbeck tiene como factor neurálgico analizar la vivienda no sólo como lugar físico de protección, sino como un concepto simbólico que remite a todos los espacios domésticos que conforman la identidad social y política del individuo. Ensamblada como una exhibición circular, cada serie de fotografía es parte de una serie mucho más grande, que Reyes Manzo se encargó de seleccionar: “Lo que hicimos fue concentrarnos en las moradas, pero la vivienda en un sentido del espacio social, donde vivimos, lo que nos imaginamos, ese espacio político, ese espacio de clases existentes”.

El fotógrafo, quién trabaja como Investigador Asociado en el Departamento de Políticas de Birkbeck, eligió de su colección imágenes que reflejan un entendimiento del espacio en ese sentido amplio.

La crisis habitacional de Londres, ¿Es un tema prioritario de investigación y discusión en el Departamento de Política de Birkbeck?

Sí, buscamos abrir la discusión. Yo vengo documentando Londres y los conflictos sociales desde hace 30 años, desde que llegué. Para esta exposición, podría haber hablado sólo de Londres, al principio era la idea, pero no quise caer en eso. Creo que existe un eurocentrismo, y un “eurolondinismo” también, y mi visión política es mucho más amplia, yo veo al mundo como uno. Esta es una critica al sistema político neoliberalista.

La muestra se refiere a la identidad social que se encuentra en el espacio. Siendo Londres una ciudad tan cosmopolita, ¿Cómo se puede encontrar en esta realidad ese sentido de pertenencia? Sobre todo teniendo en cuenta que la crisis habitacional pega mucho a los inmigrantes.

Es complejo. No es fácil integrarse en una ciudad como ésta, con todos los problemas que eso acarrea. Los inmigrantes tienden a vivir en lo que se llama gueto. Pero también la sociedad británica tiende a ignorar a estas comunidades. Entonces es un problema doble: las comunidades se ven alejadas de la participación. De todas formas, sí se han hecho muchas cosas para lograr la inclusión.

En enero, cerca de dos mil personas se manifestaron en las calles de Londres por la crisis de vivienda, le pidieron al alcalde Boris Johnson que tome medidas políticas contra los bancos y los grandes poderes económicos ¿Esta participación social corpórea es importante?

Cuando hicimos la manifestación en contra de la guerra de Irak en Londres eramos dos millones. Imagínense que son dos mil personas para ellos… Va mucho más allá. Va en participar en la vida política en todos los aspectos, de forma constante. Todos tenemos un rol que jugar en la sociedad.

Entonces, ¿La fotografía documental es necesariamente política?

Absolutamente política e ideológica, no hay duda.

Lo mismo la poesía.

Claro.

¿Y cuál tiene más fuerza?

Las dos. Estamos hablando de imágenes, estamos comunicando con imágenes. Desde que nacemos vemos imágenes, cuando hablo de 2 millones de personas marchando, inmediatamente las estoy imaginando. Son todas imágenes. La poesía es lo mismo, estoy trabajando con imágenes.

¿Cree usted que la fotografía tiene algún poder de transformación social? ¿Se puede lograr algo?

Sí. La fotografía documental tiene un gran poder, y es increíble cómo se nota. Por eso le dan muy duro a la gente que trabaja en fotografía documental.

Está muy mal pagada hoy, ¿Verdad?

No existen recursos. Todo este trabajo que se ve aquí, el 80% lo hice con mis recursos. Creé la agencia Andes Press y eso me permitió trabajar con periódicos, magazines y agencias de desarrollo, pero este trabajo es muy ideológico.

La cuestión de género es recurrente en su trabajo, ¿Por qué?

Yo crecí en una familia muy comprometida por el tema de la mujer, yo me prometí trabajar en esa área. Cuando uno viaja, se encuentra con que es la mujer la que sufre más, en todo aspecto, y sin ninguna duda.

Los protagonistas de sus fotos están, la mayoría, sonriendo. Se les nota un semblante de calma, no están angustiados ¿Es a propósito?

Primero, siempre tengo una relación muy cercana con la gente, paso mucho tiempo con ellos, establezco una vínculo. Yo confío en la gente. Segundo, existe una idea de que cierta gente está en una situación de falta de dignidad y al contrario, la gente nunca pierde la dignidad y no es mi tarea dárselas. Eso es inherente, nadie la puede quitar.

La exposición “Dwellings” se encuentra abierta al público hasta el 20 de marzo en The Peltz Gallery, en la Escuela de Artes de la Universidad de Birkbeck. Más información sobre la muestra.

La entrevista, La revista, Marzo

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.