“Gente de Bien”: reseña de cine

Apr 16, 2015 Comments Off on “Gente de Bien”: reseña de cine by

Por Danila Bragagnini

Franco Lolli es un arquitecto visual de lo inmanente. Su film ´Gente de Bien´ introduce una narrativa de trazos espontáneos, que expone sin preludio emociones orgánicas e inherentes, que son de todos y para todos. Sin embargo, y si enfocamos la lente en el aspecto sociológico, la obra florece como una ilustración de la diversidad de las clases sociales latinoamericanas y su compleja interrelación en los escenarios urbanos. El primer largometraje del director colombiano se estrenó este viernes 17 de abril en Londres en el cine Curzón Bloomsbury.

Eric (Brayan Santamaria), de 10 años, ve truncada su rutina infantil cuando debe mudarse con su padre, un personaje lejano que apenas conoce. Suelta la mano de su madre en el centro de Bogotá y, acompañado de Gabriel (Carlos Fernando Pérez), camina con su maleta y su perra Lupe a una pensión en La Candelaria. Apático y letárgico, acompaña diariamente a su padre al trabajo en un departamento de clase alta de una profesora universitaria. Es allí donde María (Alejandra Borrero) le abre las puertas de su hogar y se apiada del pequeño Eric al conocer su situación. Lejos de una acción condescendiente y con un gesto genuino, la mujer invita al niño a su seno familiar.

Pero el núcleo de la historia es una acción contestataria porque Eric se rebela con su entorno. María sólo peca de ingenua en sus intenciones reconfortantes, porque falla en comprender que un niño abandonado y alienado de su control no podrá nunca adaptarse a un escenario de familia que para él es de cartón. Confundido y desencantado, su carácter infantil no hace más que endurecer sus modales, y resurge un rechazo violento que por momentos parecía enterrado. Esta violencia infantil poco tiene que ver, y eso queda muy claro, exclusivamente con una situación de clase. Si algo logra Lolli en su narrativa es presentar al joven Eric y sus exabruptos encastrados en un modelo universal. Cualquier individuo abandonado, rico o pobre, podría estallar en furia y negar un refugio.

Los personajes son orgánicos, de cualidad realista. Los destellos de genialidad del film se ven retratados en rincones colombianos evidentes pero no obvios, sin recursos costumbristas ni guiones presumibles. Las interacciones sociales entre una familia acomodada y un padre obrero y su hijo son cordiales y educadas, con matices de rencor sólo secundarios y de fondo. Un retrato prístino de los lazos de clase en ciertas esferas latinoamericanas.

“Gente de Bien” es un film de una paternidad truncada y recompuesta, es una historia de dignidad obrera y  emancipación, es una biografía de anarquía infantil. Y quizá, entre tanta confusión, la joya de la obra sea el conmovedor mini-relato de la perra Lupe, incansable compañera de aventuras.

Cine, La revista

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.