Tania Delgado: Soy de la ciudad de México

Apr 01, 2015 Comments Off on Tania Delgado: Soy de la ciudad de México by

Tania DelgadoLograr el equilibrio entre la cultura de origen y la del país que te recibe no es tarea sencilla cuando se vive en el extranjero, Tania Delgado nos cuenta cómo ha logrado junto con su familia una buena adaptación al Reino Unido, sin dejar de lado sus raíces mexicanas, raíces que ha sabido transmitir con orgullo a sus pequeños.

Soy de la Ciudad de México. Mi esposo se llama Rogelio y mis hijos Pablo y Carolina. Ellos tienen 10 y 7 años respectivamente.  Llegamos a Londres el 5 de septiembre del 2005 y vinimos a estudiar. En mi caso, me fue otorgada una beca para hacer una Maestría en Negocios Internacionales y mi esposo, a su vez, estudio la suya en Seguridad de la Información con la ayuda del Banco de México. En un principio pensamos estar en Londres solo por un año, pero después, debido a la existencia de oportunidades laborales nos quedamos más tiempo. Nunca pensamos que estaríamos acá después de 10 años.

Antes de venir a Londres, nunca habíamos vivido en otro país. En mi opinión, Londres es una ciudad que te conquista rápidamente, sobre todo cuando has vivido en una gran ciudad como lo es la Ciudad de México. Creo que nos encantó vivir en Londres por el orden, la organización. Además de que pudimos adaptarnos muy bien a la vida aquí.  La calidad de vida fue otro factor que nos gustó mucho.  Claro que no todo es positivo y hubo un periodo de adaptación y de aprendizaje que si nos costó trabajo. Sin embargo, como teníamos muchos deseos de vivir esta experiencia, no se nos hizo tan pesado en su momento.

Pablo nació en la Ciudad de México y llegó a Londres cuando tenía 18 meses. Él realmente no recuerda su vida en México. Carolina, por su parte, nació aquí. Criar un hijo en México y trabajar de tiempo completo fue muy pesado. Recuerdo que nos levantábamos muy temprano a alistarnos para ir a trabajar y llevar a Pablo a la guardería, ya que yo comenzaba a trabajar a las 7am. Y con las distancias y el tráfico de la ciudad, implicaba que tenía que salir de casa a las 6am. Y de regreso no llegábamos a casa antes de las 7pm. Solo nos daba tiempo de cenar y alistarnos para el día siguiente.  Esa es una de las cosas que no extraño de México. Aquí, cuando trabajaba de tiempo completo, podía llevar a mi hijo a la guardería, recogerlo  y nos daba tiempo de hacer algunas cosas en la tarde, como ir a nadar, leer libros, o preparar la cena en familia.  Con mi hija fue un poco diferente, pues después de que terminó mi incapacidad por maternidad, decidí no regresar a trabajar de tiempo completo y trabajaba 3 días a la semana. Esa es otra situación que no es frecuente en México y que para una mujer significa una gran ayuda para balancear la vida profesional con la vida personal.

Actualmente, ambos están en la primaria y aunque yo ya estoy trabajando de tiempo completo nuevamente, nos da tiempo para que hagan actividades por la tarde, y como hay menos tráfico y las distancias son más cortas, podemos pasar más tiempo juntos que lo que hubiéramos pasado en México.

Un aspecto que disfruté mucho de criar a mis hijos aquí, cuando eran bebés, fue el poder usar las bibliotecas y asistir a las sesiones de cantos y juegos. Esas actividades nos permitían aprender y socializar un poco con otras familias ya que, en mi experiencia, el tener hijos en Londres sin tener más familia aquí puede ser muy aislante y pesado pues no hay con quien compartir y a quien pedir consejo o ayuda.  En México, donde está toda nuestra familia, podríamos tener ayuda y apoyo de las abuelitas, tíos o amigos.

Preservar el español en mis hijos, es una tarea de todos los días. Así que en casa solo hablamos español. Tratamos de leer en español también. De hecho, el consulado de México tiene un servicio de entrega de libros de texto gratuitos y de lecturas acorde con el año escolar de los niños. Eso ha sido una gran ayuda, además de que cuando vamos a México también compramos libros y materiales que encontramos interesantes.  Mis hijos aún no hablan perfecto el español y de hecho es una lucha casi diaria para que me contesten en español, pero hay que tener paciencia y perseverar y tratar de encontrar un equilibrio entre la lengua de casa y la lengua de la escuela.

Yo creo que desde un principio, la cultura del Reino Unido, nos pareció una cultura interesante, abierta y tolerante. Así que hemos tratado de ser respetuosos de los usos y costumbres e intentamos adaptarnos. Tenemos amigos ingleses, lo cual nos ayuda a integrarnos un poco más a la vida del Reino Unido. Claro que el hecho de que los niños asistan a la escuela aquí ha ayudado a nuestra integración, sin mencionar los trabajos y la vida diaria. Londres es una ciudad tan cosmopolita que facilita la integración de gente de todos lados.

Pero al mismo tiempo, siempre hemos tratado de hacer hincapié en nuestras raíces y nuestros hijos se saben y sienten mexicanos. Hace algunos años me incorpore a un grupo de danza folclórica y practicábamos bailes tradicionales y hacíamos presentaciones. Pablo, que estaba más pequeño, bailaba con nosotros y tenía buena aceptación en las presentaciones vestido con su traje de charro. Actualmente, debido a mis compromisos laborales, ya no participo en ese grupo, sin embargo, seguimos tratando de celebrar algunas tradiciones, como la ofrenda de muertos, el nacimiento en Navidad, la rosca de Reyes, los tamales de la Candelaria, entre otros. Cuando vamos a México traemos ingredientes para cocinar comida mexicana y a todos nos encanta. Mis hijos ya son más tolerantes con el picante y ya piden salsa Valentina en su comida.

Personalmente, el integrarse a una nueva culta es una lucha constante, y requiere tratar de equilibrar y poner prioridades con la visión de mediano y largo plazo. También requiere el apreciar y disfrutar lo que se tiene hoy y tratar de valorar lo bueno de cada cultura. Pero sobre todo, para mí, la clave es que las culturas tengan valores que compaginen.

 

La revista, Mi historia

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.