Poesía: Laura Rodríguez Sayd

Mar 28, 2018 Comments Off on Poesía: Laura Rodríguez Sayd by
Laura Rodríguez Sayd (Madrid, 1977). Licenciada en Historia del Arte por la UAM y Educadora Infantil. Madre desde 2011. Ha trabajado como secretaria de dirección y ha sido doula y formadora de doulas (acompañamiento emocional en la maternidad), aunque en este momento está dedicada a
su familia.
Formó parte junto con Nuria Otero del dúo poético-musical “Morir Matando”, en el que recitaba sus poemas e interpretaba sus canciones con voz y ukelele. Actualmente participa en el circuito madrileño habitual de poesía.
Su primer poemario, “Ama de casa”, fue publicado por Ediciones en Huida y presentado en la Feria
del Libro de Sevilla en mayo de 2017. Actualmente se encuentra a la espera de la publicación de su
segundo poemario.

 

Soy una mujer extraordinaria:

mitad mujer
y mitad mujer

———–

 

Te digo que no hay pies para las calles

Y no me crees

Que puedo masticar la corteza de una naranja
que yo misma he arrancado
a la rama de un árbol

Pero no me crees

Te cuento
el norte se agota
Los labios no apuntan
y están clausurando la mirada
con sus puertas hinchadas
y su media luna roja

Y sigues sin creerme

Afirmo
soy feliz
Tengo un hogar en el vientre
Preparo tostadas que aciertan
en el centro del plato
Todos los semáforos
me encuentran en verde

Y entonces, sí
Todo te lo crees

Pero no me crecen geranios
en los balcones
No rugen copla los transistores
Hay un barco extranjero
que aúlla mi nombre
Y el lunar de mi cuello es una araña
devorando la muerte de mi padre

 

 

Coman de mi mano
palabritas

Luisa Futoransky

Los brazos arropan las caderas
La rabia en mi lengua
El calor de la garganta
Ni un centímetro fuera de lugar

El llanto contenido de niña refulge en la silla Thonet
Aún me dura el desconsuelo
que no supo escuchar la canción de bienvenida
Hay algo de ese sollozo velado en cada poema inmóvil

Soy una mujer seria
Tengo la boca del estómago sarcástica
y el verbo ligero
No necesito aspavientos
para mostrarme de perfil

Recito hierática
Sostengo la llave de la vida
El camino abierto al desahogo
– a la oración –

A la única verdad que conozco

 

 

Yo era de esas del
Todo o Nada
De agarrar el éxito o
ventilar la palma vacía
Sucedían los mares negros
Las noches nerviosas
La imperfección me mordía las uñas
Y no llegaba

Todo era Nada
Pero resulta que ahora despierto
con el cuerpo amplio
Me entretengo en el café recién hecho
aunque lleguemos tarde

Algunos días
– incluso –
no utilizo el corrector de ojeras

Algunos días
– incluso –
no temo al eco-Doppler trimestral

Nada es Todo

Vas a llamarme conformista
Es un buen momento

Resulta que ha dejado de importarme
que los paños de cocina huelan mal
Me deshago de ellos grácilmente

Puedes dejar de llamarme

Todo es Nada

Porque eso que llamas renuncia
consiste en
haber aprendido a distinguir
cuando la dicha irrumpe en mi vida

Resulta que soy capaz de saberme
in-ven-ci-ble
durante algunos minutos al día
De atrapar a manos llenas ese rato
De echar a volar después los miedos baldíos

Nada es todo

Bienaventurada yo
que supe escuchar a mi abuela al fallecer
(amar es un secreto a voces)
Era esto lo que buscaban
los muertos de mi felicidad

He dejado de pedir perdón

Todo sin Nada

 

Inicio

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.