Dr. Fernando Venegas y su investigación sobre la vida y obra de Violeta Parra

Jun 20, 2018 Comments Off on Dr. Fernando Venegas y su investigación sobre la vida y obra de Violeta Parra by

Por Selma Ortiz

 

El profesor Fernando Venegas Espinoza, del Departamento de Historia de la Universidad de Concepción, en Chile, es el director actual de la Cátedra Violeta Parra, creada para investigar la vida y obra de la folklorista chilena.

Lo conocimos a él recientemente y también lo que plasmó tras rigurosa investigación en su libro  “Violeta Parra en Concepción y la Frontera del Biobío: 1957-1960. Recopilación, difusión del flolklore y desborde creativo”.

Al Dr. Venegas Espinoza se le podría identificar geográficamente como “el Profesor penquista”, dado el caprichoso devenir de lo que en Chile se conoce como “la capital del Sur”. Penco fue la primera ciudad fundada por Pedro de Valdivia, en 1550 y bautizada como Concepción del Nuevo Extremo. Los caprichos telúricos obligaron a trasladarla en 1764 a su actual sitio, luego de ser arrasada por un maremoto. Sus habitantes quedaron signados como penquistas, así caigan sobre Concepción infinitos temblores para castigarla.  Eso no impedirá que el orgullo de la capital del Sur y el recuerdo de muchos intelectuales y artistas que han pasado por su Universidad la nombren como la Atenas de Chile.

El Profesor Fernando Venegas Espinoza es un joven gran historiador (¿cómo lo hace?), sumamente fecundo en sus tesis comparativas sobre comunidades diversas y es probable que haya una brújula que le indique una dimensión todavía más profunda en su quehacer: la arqueología.

Al referirse a Violeta Parra, escarba y deja inscrito: “lo que nos está diciendo, en primera persona, es que ella ya estaba trabajando en rescatar cantos campesinos cuando conversa son su hermano. Lo que se revela es que no es Nicanor quien le dice a Violeta “esto es lo que tienes que hacer” o que hubiese una transmisión mental de lo que él pensara o leyera hacia ella.  En este punto, el Profesor Venegas cita lo explicado por la propia Violeta en Concepción:

“Hilda, mi hermana y yo formábamos el Dúo de las Hermanas Parra que dejó plagado el comercio de grabaciones. Ella vivía peleando conmigo. Pretendía imponerme las canciones de nuestro repertorio. La hermanable separación llegó un día. Y allí mismo quedé. Con mi guitarra, mis canciones y un deseo -muy intenso- de abrirme paso solita. Mis cuitas y mis ansias las volqué sobre Nicanor, mi hermano que es poeta. Y le conté lo que quería: canciones del campo, canciones para novios, para velorios, tonadas…A Nicanor le costó cerrar la boca.”

La ruta de Violeta sigue siendo escarbada por el Profesor  Fernando Venegas hasta el paso crucial de Violeta por Concepción a partir de 1957, cuando la Universidad la contrató y escuchó atentamente en qué consistía su proyecto. Precisaba apoyo para iniciar el trabajo de recopilación y para dar forma a su idea de un museo del folklore. De esto hay evidencias en los artículos  de la prensa local penquista y, lo más emocionante, de las viejas cantoras, o descendientes de ellas, familiares o conocidos de la Violeta buscadora, por todos los rincones apartados de la región. A caballo, cuando un taxi no era posible ni menos una camioneta. La precariedad reinaba, no era novedad. Violeta llegaba a los lugares cargando su grabadora voluminosa y su guitarra. Tomaba mate con las cantoras, se hacía amiga de los carabineros de la comisaría, iba a las fiestas de la trilla y a las religiosas, encontraba instrumentos insólitos. Además, entusiasmaba a personas esclarecidas como el escritor y poeta Gonzalo Rojas, el musicólogo Gastón Soublette, quien llevó sus composiciones a partituras formales, o el fotógrafo Sergio Larraín, que ya murió.

¿Un epicentro cultural? ¡Qué suerte conocer el desborde creativo de Violeta Parra en esos tiempos creativos y seguros a orillas del río Bíobío! ¡Oh, las Escuelas de Verano de la Universidad! Las entrevistas…

Parece que aún queda más por escarbar. Sabemos que hay un movimiento de cantoras contemporáneas que buscan estimulantes formas musicales, tonos, modulaciones, contrapuntos, anticuecas quizás semejantes a las que compuso Violeta y retomó con El Gavilán, alternando sílabas, deconstruyendo en franco expresionismo – como ha explicado el compositor Alfonso Letelier –  para llegar a:

“gavi,gavi,gavi,gavi,gavi,gavilán,gavilán…..menti, menti ,menti, metiroso…”

Para darse un gusto, ¿por qué no? En una eterna mazúrquica modérnica.

 

 

Salón Cultural en Casa Latinoamericana

El día 23 de mayo de 2018, el Dr. Fernando Venegas se presentó en el Salón Cultural de Latin American House donde se refirió al trabajo de recopilación, investigación y desborde creativo de Violeta Parra, realizado al alero de la Universidad de Concepción, en el sur de Chile, entre 1957 y 1960. Fernando Venegas explicó la metodología de la investigación y profundizó en cómo Violeta realizó su labor de recopilación y divulgación del folclor, poniéndo acento en el carácter etnográfico que tuvo esa labor.

El Salón Cultural de Casa Latinoamericana tiene como objetivo estimular conversaciones críticas y reflexivas sobre la cultura latinoamericana. Este cubre diversas áreas culturales, desde la literatura, las artes, y el cine hasta la política, la filosofía y la historia.

 

 

 

Inicio

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.