Alejandro de Núñez: Asumiendo la difusión de la literatura hispanoamericana en París

Apr 01, 2012 No Comments by

Alejandro de Núñez:

 Asumiendo la difusión de la literatura hispanoamericana en París

Por  Marilyne Buda 

Mil veces habrán escuchado decir de la capital francesa que es ciudad de cultura, cosmopolita, y donde uno encuentra “absolutamente todo” (palabra de parisino). Pues sí, y sin embargo, para quienes se interesan por la cultura latinoamericana, la oferta sigue siendo débil: la librería El Salón del libro, ubicada en el histórico ‘Quartier Latin’ a pocos pasos de la Sorbona*, asume sola la misión de difundir la literatura hispanoamericana en París.

Alejandro de Núñez en el Salón del Libro de París

 

VL: Hola Alejandro, muchas gracias por recibirme. Háblame un poco de ti y de tu relación con Francia. ¿a qué edad llegaste aquí?

AN: Nací con doble nacionalidad en Buenos Aires, soy franco argentino. Llegué de chico adolescente a París, cuando todavía era la dictadura en Argentina. Así que soy de infancia argentina y de formación francesa, ya que terminé mi bachillerato y estudié en Francia.

VL: ¿A qué te dedicabas antes de ser librero?

AN: Era periodista en la radio France Culture. Muchos escritores y artistas latinos me venían a ver para hablar, pero el espacio radial francés no permitía darles la palabra. Me parecía bastante delicado porque era gente de gran talento, y el espacio mediático a mi gusto se iba cerrando cada vez más hacia todo lo que era extranjero. Entonces poco a poco fui armando un festival, ‘Le Salon du livre d’Amérique latine’, con el cual tuve la posibilidad de invitar a autores latinoamericanos. Duró cinco años. Mientras tanto, vimos cerrar las únicas dos librerías parisinas en idioma español, una vergüenza para una capital cosmopolita. Después abrí la librería –que para mantener un hilo conductor llamé El Salón del libro– gracias a una política de acción cultural de la alcaldía de París que consiste en comprar locales para alquilarlos a menor precio a comercios culturales.

VL: ¿Qué tipo de público viene acá?

AN: Hay un público de barrio, franceses que hablan español o lo estudian, y son muy buenos lectores. Pero el trabajo de hacer conocer una librería toma años y años. También vienen turistas que han oído hablar del lugar, gente de paso. De Inglaterra vienen profesores y estudiantes, y a veces me hacen pedidos importantes que vienen a buscar personalmente.

VL: ¿Cómo funciona para la importación de los libros?

AN: Con Argentina no hay ningún problema porque la Cámara del Libro es muy poderosa y supo negociar tarifas preferenciales con empresas de transportes. Pero trabajar con Chile o Colombia es mucho más complicado: en Colombia, el libro es caro de por sí, pues llega aquí más caro todavía y no se vende porque la cultura del libro es barata en Francia. El libro se está transformando en un producto lujoso, como si ya no fuese un producto cultural de primera necesidad, y se están buscando soluciones entre editores, libreros y distribuidoras.

VL: Muy a menudo organizas encuentros culturales con artistas de todo tipo. ¿Siempre tuviste la idea de hacer de tu librería también un espacio cultural?

AN: Sí, es una costumbre de la casa recibir tanto autores como artistas. Tenemos muchas proposiciones de las editoriales francesas que quieren presentar sus autores en la librería, porque saben que pueden encontrar aquí un público específico. Lo hacemos de manera muy informal, muy latina. Hace poco recibimos a la dramaturga y directora argentina Romina Paula que estaba en París con su obra “El tiempo todo entero”: fue un magnifico encuentro, vinieron todos los actores y mucha gente de teatro a conocerlos.

VL: ¿Qué perspectivas con la crisis? ¿Tienes miedo de lo que pueda pasar?

AN: Estoy muy preocupado porque los libros no se están vendiendo y no puedo aguantar seis meses de crisis. Pedí ayudas pero la región Île-de-France y el Centro Nacional del Libro decidieron ayudar a librerías más grandes, que tienen más chances de salvarse. Ahora estoy esperando noticias de la alcaldía de París y de afuera. Lo bueno es que independientemente de la venta de los libros, la librería obra para la difusión de la cultura latinoamericana y ayuda a artistas, traductores, editores… Es lindo recordar esto en medio de la crisis, permite no perder la esperanza.

VL: Última pregunta: ¿qué piensas de la actitud de Francia y de los franceses hacia los inmigrantes?

AN: Yo no tuve problemas de papeles ya que tenía doble ciudadanía pero sé lo difícil que es, y más ahora. El hecho es que actualmente no hay tanta gente que quiere venir a vivir a Francia, y los franceses, en vez de creerse el mito del extranjero invasor y peligroso del que usa el gobierno, tendrían que preocuparse por ello. Por otra parte, depende de con quién te relacionas: mis mejores amigos son franceses. Durante las dictaduras latinoamericanas, los franceses acogieron a exiliados de toda América Latina con una generosidad increíble, abriéndoles sus casas simplemente por convicción política y humanista. Me parece que es una mentalidad muy francesa, interesarse por el refugiado político, y hay que reconocer esto a Francia.

 

*La librería de Alejandro acaba de mudarse a: 16, rue de Santeuil, 75005 Paris. Tiene su propio espacio dentro de una librería universitaria llamada “Palimpseste”.

 

 

La revista, Voces latinas

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.