Misión México: Jóvenes excepcionales para celebrar el Día internacional de la Mujer: Dulce

Mar 10, 2014 Comments Off on Misión México: Jóvenes excepcionales para celebrar el Día internacional de la Mujer: Dulce by

Misión México es un refugio con sede en Tapachula, Chiapas en México que fue establecido en 2001 con el propósito de proveer un hogar seguro, estable y lleno de amor para niños de diferentes edades que han sufrido abusos, que han sido abandonados o son huérfanos. Con entre 40 y 50 niños en permanencia, Misión México ha dado, a lo largo de más de una década de existencia, una segunda oportunidad a más de 250 niños en esta región de América Latina.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el equipo de Misión México nos ofrece una pequeña muestra de su invaluable trabajo a través de las experiencias de tres jóvenes que han tenido la fortuna de cruzar sus caminos con esta asociación. En esta ocasión les presentamos la experiencia de Dulce.

Para celebrar el Día International de las Mujeres 2014, en Misión México decidimos entrevistar a tres excepcionales jóvenes mujeres de nuestra familia. Este año el tema es “inspirando el cambio” y ¡estas jovencitas ciertamente lo hacen!

La semana pasada entrevistamos a Katherine. Ahora sigue Dulce.

Dulce es otra brillante y compasiva jovencita de Misión México que ha superado una infancia difícil. Ahora es una gran surfista -una pasión que heredó de su padre, Alan Skuse- e inspira a las niñas de su familia a practicar el surf sin miedo y al mismo nivel que los niños. Le encanta la música y, como Katherine, escogió dedicarse a una carrera que le permite ayudar a otros: trabajo social. Ahora está en la universidad y describe el objetivo del trabajo social como “mostrar a la gente que, como seres humanos, todos tenemos los mismos derechos, tanto mujeres como hombres”. Cuando le pregunté por qué escogió estudiar esa carrera, me dijo:

Dulce lista para ir a su clase, Misión México

Dulce lista para ir a su clase

“Mi madre (Pam Skuse) tuvo una gran vida en Australia, pero la dejó atrás y cambió todo para poder ayudarnos. Ella ha sido una gran inspiración y continua ayudando incluso cuando hay muchos retos con los niños del albergue. Por eso estoy estudiando para ser una trabajadora social: porque mi madre me inspira a ayudar a otros.”

Sin embargo, el trayecto que Dulce ha tomado para estudiar en la universidad no ha sido fácil. De hecho, cuando le pregunté cuál ha sido el reto más grande que ha enfrentado, ella no habló de perder a su madre biológica por una enfermedad terminal a los 7 años o haber sido forzada a los 12 años a pedir dinero en la calle. En su lugar, Dulce consideró que el aspecto más dañino de su vida fue que su abuela le dijera que no tenía que estudiar y que el lugar de una mujer recaía en su casa para cuidar a los hombres. En estas circunstancias, y como gran creyente en la educación desde pequeña, Dulce pidió ayuda a los servicios sociales, quienes la remitieron a Misión México. Ahí, Pam confirmó lo que Dulce ya sabía: que debía de estudiar.

“De repente, ya no tenía que trabajar ni preocuparme; todo lo que tenía que hacer era estudiar”.

Sin embargo, la preocupación de Dulce por su hermano menor, a quien apoyaba por medio de rehabilitación para que superara su adicción a las drogas, interrumpió sus estudios. Como era de esperarse, los efectos emocionales de esta situación afectaron su progreso en la escuela. “Me preguntaba a mí misma ‘¿por qué me está pasando esto?’ Es tan difícil concentrarse en la escuela cuando estás tan triste; empecé a dudar de mí misma y pensé que tal vez mi abuela tenía razón”.

Dulce

Dulce

No obstante, gracias a su propia determinación, impulsada por el continúo apoyo de Pam y Alan, Dulce terminó la preparatoria y ahora está estudiando en la universidad. Aunque reconoce que es difícil ser mujer, está orgullosa de serlo y admira a las mujeres por ser fuertes, solidarias y plenamente conscientes de lo que pasa a su alrededor. Este Día Internacional de las Mujeres es importante para Dulce: “El cambio es necesario para que las mujeres sean finalmente iguales. Todas las niñas deberían tener acceso a la educación; ellas necesitan mostrar al mundo que los trabajos no son sólo para los hombres!”

Dulce representa a las emprendedoras de este mundo; aquellas personas entre nosotros que saben que poseen la inteligencia, determinación y compasión necesaria para ser exitosas. Aquellos de nosotros que desafiamos el status quo y luchamos por el cambio a cualquier costo. Aquellos de nosotros que creemos en nosotros mismos, incluso cuando las circunstancias y las personas que queremos nos dicen que no debemos hacerlo. No todas las niñas son lo suficientemente afortunadas para poseer esta autoconfianza y algunas nunca tienen las herramientas para encontrarla. Dulce cree que la educación, la familia y la compasión son lo que necesitamos.

Dulce surfeando

Dulce surfeando, Misión México

 

 

Noticias

About the author

Adriana es Directora de Ventana Latina desde 2010.
Comments are closed.